La real verdad es la siguiente:

Pensamos que contar historias es una manera de construir un mundo mejor. Y creemos, radicalmente, que la historieta es el mejor medio para contarlas. Si no lo viéramos así, nos dedicaríamos a otra cosa.


Esa es la pinta.